diumenge, 7 de maig de 2017

Barça i Catalunya

Que el Barça s'adhereixi al Pacte Nacional Pel Referèndum, en una situació normal, no hauria de sorprendre a ningú. Però ja sabem com van les coses. Des de la seva creació l'any 1899, el club, ha estat estretament lligat al catalanisme social i polític i al seu país. La història de l'entitat no s'entendria sense saber que, paral·lelament, hi ha la història d'un petit país. El 1916, el Barça, adopta el català com a llengua oficial. Dos anys després, el 1918, el club s'adhereix a la petició d'un Estatut d'Autonomia, iniciativa promocionada per la Mancomunitat. Més endavant, el 1925, el vell estadi de Les Corts va presenciar una sonora xiulada a la Marxa Reial per part del 12000 seguidors que hi havia a les graderies. La xiulada era una evident protesta a la dictadura de Primo de Rivera, caracteritzada per un fort caràcter anticatalà. El gest va ser durament represaliat i el Camp de Les Corts va restar tancat durant sis mesos. A més, el Governador Civil de Barcelona, Joaquín Milans del Bosch (avi del militar colpista del 23F) va convidar a Joan Gamper a l’exili, fora de l’Estat Espanyol. També podríem destacar l'assassinat del diputat d'Esquerra Republicana i president del Barça, Josep Suñol, durant la Guerra Civil. Durant els 40 anys de dictadura franquista, el Barça va ser, per a molts, la única via d'expressió política. Quan no es podia cridar "Visca Catalunya" es cridava "Visca el Barça" o quan no es podia onejar una Senyera s'exhibia una bandera amb els colors del Barça. No obstant, el Barça va ser fortament perjudicat en l'àmbit esportiu i, sobretot, a partir dels anys 50. El Reial Madrid passà a ser l'equip del règim i es veia beneficiat cada dos per tres. El cas Di Stéfano és el millor exemple de com funcionava una Espanya dominada per Francisco Franco i, no cal oblidar, don Santiago Bernabéu. L'escut va experimentar canvis, les quatre barres van ser suprimides i el nom del club va ser alterat, de "Futbol Club Barcelona" a "Club de Fútbol Barcelona". Un dels primers llocs, d'arreu del Principat, on es va escoltar parlar català en públic durant la dictadura va ser al Camp Nou, gràcies a el Manel Vich. Un cop Franco mort, es recupera la normativitat prèvia i el Camp Nou és escenari de concerts importants pel catalanisme com el de Lluís Llach (1985) o el Concert per la Llibertat (2013). Amb Joan Laporta (2003-2010) com a president el catalanisme agafa el màxim protagonisme a Can Barça, cosa que no es pot dir dels any en els quals Núñez i Gaspart n'eren els presidents. I després, amb la presidència de Bartosell, ha de continuar essent un dels pilars principals. Així ho demostra el pas de la Via Catalana per la tribuna de l'Estadi, les xiulades a l'himne espanyol durant les últimes finals de Copa del Rei, els crits d'independència en cada partit jugat a casa o la recent adhesió al Pacte Nacional Pel Referèndum (prèviament, el 2014, el club ja s'havia adherit al Pacte Nacional pel Dret a Decidir). És per tots aquests motius i moltsbmés, pels quals el Barça ha sigut, és i serà un club català i catalanista. Al costat del país i de la seva gent. Un club que és el millor ambaixador del país arreu del món. I si fem bandera de l'emblema "Més que un club" és per a motius com aquest. Qualsevol crítica al Barça o a la seva directiva per aquesta brillant i, alhora, necessària acció demostra una profunda ignorància del què ha estat el Barça. Que el Barça rebi crítiques per posicionar-se al costat de la democràcia i del 80% de la població catalana, que reclama decidir lliurement el futur del seu país, demostra les fissures d'una societat que arrastra tics no-democràtics. Tics poc ètics que es poden veure reflectits en els mitjans, en dirigents polítics o opinadors rellevants. El Barça ha bategat amb sintonia amb el país. Així ha estat i, esperem, que així continuï essent. Visca el Barça i visca Catalunya lliure!

dilluns, 3 d’abril de 2017

Serguir a Johan

Hace poco más de un año (el 24 de marzo de 2016, un jueves Santo) que Johan Cruyff nos dejó víctima de un cáncer de pulmón. Johan ha sido, es y será siempre una de las figuras más grandes de la historia del fútbol. Probablemente, la persona más importante del fútbol moderno. Y aún es más grande su magnitud si hablamos del Ajax y del Barça. A día de hoy no hay nadie que se atreva a discutir la dimensión universal del holandés (y si lo hay no se atreve a manifestarlo públicamente). Hace unos años había discrepancias y disidencias sobre la importancia de Cruyff en el mundo y entorno barcelonista. De hecho, sin ir más lejos, el actual presidente del Fútbol Club Barcelona no estaba de acuerdo con la continuidad del legado “cruyffista” hace unos ocho años; sin embargo, el pasado 25 de marzo, en el acto organizado por la entidad azulgrana para homenajear a Cruyff, Josep Maria Bartomeu ensalzaba, con acierto, la figura más importante de la historia del club que él preside (con el permiso de Hans Gamper y Kubala). La figura de Johan nunca ha sido cómoda, incluso aún no lo es, y esto, también forma parte de la grandeza del personaje. Un personaje contracultural por la sencilla razón de que pensó, dijo e hizo lo que le dio la gana. Nunca tuvo que arrastrar ningún lastre, no estuvo en deuda con nadie y esto le hacía más libre. Llegaba de un país moderno, democrático y abierto, a diferencia de España que estaba en las postrimerías de la dictadura franquista. Esto impactó a los culés y a toda la sociedad catalana. Sus ideas, sus pensamientos, su filosofía futbolística deben permanecer como eje central del futuro Barça. Porque de esta manera se ha conseguido llevar al Barça en la cima del fútbol mundial, tanto en el número de títulos como en la calidad del fútbol practicado. Y con datos y números, es fácilmente corroborable. La singularidad del Barça viene dada por la identidad que aportó Cruyff en el 1973 cuando llegó como un jugador moderno en país muy antiguo (políticamente hablando) y, sobre todo, cuando regresó como entrenador y cambió la mentalidad de una afición y de todo un pueblo. Otra máxima recomendable de aplicar en todo momento es la pregunta ¿qué haría Cruyff en esta situación? Es imposible acertar siempre la decisión que tomaría una persona con la que ya no te puedes comunicar, pero, dependiendo del resultado, vas a ver si te has acercado más o menos. Pep Guardiola, el gran discípulo de Johan, ha manifestado en diversas ocasiones la formulación de la pregunta ante situaciones comprometidas del paradigmático mundo del deporte, en concreto, del fútbol. Y podemos decir que no le ha ido nada mal, de hecho, a día de hoy, es uno de los entrenadores más reputados del mundo del fútbol y lo ha ganado -casi- todo. El legado de Johan va más allá. Traspasa cualquier frontera. Su filosofía de juego es copiada por nuevos grandes clubes que quieren aspirar a llegar a lo más alto, pero tienen un problema. No hay cantera, sólo hay cartera. El Dream Team que hace 25 años conquistó Europa y ganó 4 años seguidos la Liga española, lo hizo con jugadores como Albert Ferrer, Sergi, Pep Guardiola o Guillermo Amor como bandera, todos ellos formados en La Masía. La expansión de todo lo que representa el holandés volador es un claro ejemplo de su importancia. Sin él, hoy, el fútbol sería un deporte distinto. Y Cruyff, desde allí arriba, sonríe cuando ve partidos como el de la remontada ante el PSG con el Barça jugando con un 3-4-3 o cuando ve jugadores de la casa como Sergi Roberto que se convierten, a base de trabajo y esfuerzo, en mitos de todo un club. Estos detalles y la aplicación de su manera de entender el fútbol son el mejor homenaje que le podemos hacer al Flaco. Y, evidentemente, cualquier estatua o renombramiento de estadios (nuevo Miniestadi y Amsterdam Arena) será bienvenido. Porque Cruyff se lo merece todo y más, nunca le estaremos lo suficientemente agradecidos. Una vez más, gracias Johan.

dissabte, 11 de març de 2017

La més grossa

La remuntada més bèstia a la història del futbol, l'ha aconseguida l'equip més bèstia de la història, el Barça de Leo Messi. Qualsevol qualificatiu que podríem atribuir al que va passar dimecres a la nit al Camp Nou es quedaria curt. Com va dir el Puyal no hi han paraules per fer-ho. Un equip que que ha guanyat al Bernabéu 2-6, un equip que ha guanyat 6 títols de 6 en una sola temporada, un equip que ha aconseguit 2 triplets, un equip que ha fet el major bany futbolístic vist mai-per a mi- contra el Madrid de Mourinho (el dia del 5-0), un equip que ha fet una lliga de 100 punts... (podría seguir esmentant fites) però malgrat tot, Gerard Piqué, que ha viscut en primera persona tots aquests increïbles esdeveniments, deia al final del partit que és "la más gorda que hemos hecho". La més grossa pel què i, sobretot, pel com. Un 6 a 1 històric que esmicola el drama que es va viure al Parc dels Prínceps. Una nit inigualable amb l'ambició acollonant d'un equip que es nega a abdicar, que s'aferra al tro acompanyat d'una afició capaç de posar la temperatura perfecta a la situació (ni un grau més ni un grau menys) i un guió de partit, que com deia l'endemà el Basté, només un Hannibal Lecter, un manipulador de sentiments, podia imaginar una obra d’art com la viscuda la nit del 8 de març del 2017. I sí, amichs, Luis Enrique, ara sí, sens cap mena de dubte, entra al podi dels millors entrenadors de la història del club. Un podi que comparteix amb Cruyff, que li va servir com a mentor per plantar un 3-4-3, com feia l'holandès, que seria clau per passar l'eliminatòria. L'actitud, la fe, la fam, les ganes de realitzar una gesta aparentment irrealitzable per part de l'equip (especialment per part do Neymar) van fer que tot allò que ni el més optimista dels culers podia imaginar acabés sent la conclusió d'una obra que perdurarà en la retina de molts (de nosaltres i, per alegria nostra, també, d'ells).
Ho van fer perquè sabien que no era impossible (dixit Joan Maria Pou). Van creure-hi, van lluitar i ho van aconseguir. El miracle del Barça, perquè no té altre nom, va ser un èxit col·lectiu, coral, conjunt... Però hem de destacar a Neymar, que va fer el millor partit de la seva carrera professional, i a Sergi Roberto, la persona que més es mereixia fer aquell gol: perquè és del planter, perquè és un exemple per a molta gent de la pedrera, perquè no es rendeix (igual que l'equip) i perquè la seva situació personal mereix aquesta immensa alegria. Tots el culers vam estar contents de que fes aquell gol, però els culers que el coneixen encara es van emocionar més, i si no mirin la reacció del gran Gerard Romero. Gràcies, Sergi. El teu nom ja llueix al costat d'altres jugadors mítics com Pichi Alonso, Bakero, Koeman o Iniesta. He destacat a Neymar i a Roberto però també podria parlar de l'actuació; de Ter Stegen, que salva el 3-2 en el moment més crític i en l'última jugada recupera una pilota que acaba al fons de la xarxa; d'Umtiti, que va eclipsar per complert un atac que, fis fa poc, ens pensàvem que era dels millors a Europa; de Piqué, que tornà a ser el reflex de tants i tants culers, sobretot, en la incredulitat expressada en el moment de més bogeria; de Mascherano que ha demostrat que, sense talent però amb dos collons de ferro, pots arribar al punt més alt del món del futbol; de Busquets, que quan remana les cireres vol dir que les coses van bé; de Rakitic que continua fent una feinada de por; d'Iniesta que va jugar el partit amb unes ganes, com demostra en el segon gol, similars a la d'un juvenil; de Suárez, que lluita, protesta, persisteix fins que ho aconsegueix, el que sigui o de Messi, que amb la celebració del darrer gol mostra que sols queda posar la firma al seu contracte de renovació. Després de l'exaltació d'emocions de la culerada conseqüència de la gran remuntada contra el PSG fa que tot el que vingui quedi per sota del que hem viscut. Val la pena seguir veient futbol? Doncs jo dic que sí, perquè aquest equip ha demostrat que pot anar més lluny, encara més. I si voleu, en parlem a final de temporada.

dimarts, 7 de març de 2017

Momentos épicos y remontadas del Barça en Copa de Europa

El pasado 14 de febrero, el Barça recibió uno de los mayores baños tácticos de los últimos años. El PSG de Unai Emery no tuvo piedad alguna y batió por cuarto goles a cero a uno de los equipos favoritos para alzarse con la Liga de Campeones el próximo 3 de junio. El conjunto catalán fue irreconocible y un gran París con Di María, Verratti y Cavani dejó (casi) sentenciada la eliminatoria. El hito de remontar cuatro goles no lo ha conseguido ningún equipo, pero si algún reto queda para esta generación de futbolistas es el de materializar un sueño muy difícil de cumplirse, incluso para los culés más optimistas. Hay argumentos para pensar que el equipo de Luis Enrique va a tener opciones de hacer lo nunca visto en el mundo del fútbol. El mejor argumento, sin duda, es Leo Messi, el dios del fútbol. Y ya sabemos que con dios a tu lado los milagros son posibles. Pero también hay precedentes que invitan a creer en este titánico reto. No fueron cuatro, pero sí tres. La temporada 1985/86 el Barcelona disputó su segunda final de la Copa de Europa tras derrotar en las semifinales al IFK Göteborg. En el partido de ida el conjunto sueco ganó por 3 a 0, pero en el partido de vuelta Pichi Alonso se vistió de héroe y con un hat-trick llevó la eliminatoria a la tanda de penaltis, donde los de Terry Venables certificaron su pase a la final ante el Steaua de Bucarest en el Sánchez Pizjuán. La suerte que sonrió a los azulgranas en la semifinal no lo hizo en la final de Sevilla. Kaiserslautern. Poca cosa más hace falta añadir al nombre de esta ciudad alemana (también da nombre al club de fútbol al que eliminó, en aquella ocasión, el Barcelona). En aquella ocasión no fue una remontada como la que necesita mañana el Barça, pero sí fue uno de los momentos más épicos y recordados de la historia de la entidad. En el tiempo añadido, cuando parecía todo sentenciado, Bakero remató una falta lanzada por Koeman, que supuso el 3-1, un resultado adverso para el Barça pero más que suficiente para clasificarse para la siguiente ronda. Más tarde el equipo de Cruyff se alzaría, en Wembley, con la primera Copa de Europa de su historia, la temporada 1991/92. El “Dream Team” de Cruyff también tuvo su momento de remontada. Fue la temporada 1993/94 (también se llegó a la final) y se produjo ante el Dinamo de Kiev. El 3 a 1 de la ida ponía en entredicho la continuidad del Barça en la competición, pero en el partido de vuelta, Koeman a falta de 20 minutos para el final del partido transformó un libre directo que hizo decantar la balanza y culminaba una de las mejores exhibiciones de aquel magistral equipo. El partido finalizó con un 4-1 en el luminoso y los goles de Laudrup, Bakero (x2) y Koeman sirvieron para pasar una ronda que pintaba muy gris. Otro partido en el que el Barça tuvo un resultado adverso en la ida fue la temporada 1999/2000 con otro holandés en el banquillo, en este caso el excéntrico Louis Van Gaal. En la ida el Barça perdió por tres a uno en Stamford Bridge. El partido de vuelta era crucial, el conjunto catalán no se podía permitir caer derrotado en octavos de final y el equipo estuvo a la altura del club al que representaban. Los goles de Rivaldo, Dani García y Luis Figo, que habían neutralizado el de Tore André Flo para empatar la eliminatoria, terminaron con la rúbrica de Rivaldo y Patrick Kluivert, que no dejaron tiempo para los penaltis. Igual que la primera Copa de Europa no se entiende sin el gol de Bakero en Kaiserslautern; la tercera, con Pep Guardiola en el banquillo, no se entiende sin el golazo de Andrés Iniesta en Stamford Bridge, el famoso Iniestazo, el día de lo puto crack. Ambos en el tiempo añadido, ambos en un mal partido en el que el adversario había sido superior y ambos para conquistar el mejor título europeo. La última gran remontada del Barça fue en la temporada 2012/2013. Con jugadores como Messi, Busquets, Iniesta o Piqué como bandera. Mañana, muchos de ellos volverán a tener la oportunidad de escribir otra página de oro de la historia del club azulgrana. En el partido de ida en San Siro, los de Tito Vilanova perdieron por dos goles a cero. Pero un gran Barça y con la ayuda de un impresionante Camp Nou, el conjunto culé le endosó un 4 a 0 (un resultado que esta vez nos llevaría a la prórroga) al Milán gracias a dos goles de Messi, uno de Villa y otro de Alba, que culminó la exhibición marcando en el minuto 92.
Estos seis precedentes sirven para creer que un equipo con la historia del Barça, puede, como mínimo, poner contra la espada y la pared al conjunto francés de Unai Emery. El Fútbol Club Barcelona de Luis Enrique y, sobre todo, el de Leo Messi, debe mostrar a toda Europa que sigue siendo el mejor. Y eso no necesariamente pasa por clasificarse para la siguiente ronda, pasa por hacer un buen partido y jugar a un fútbol que todo el mundo identifica con el Barça, como pasó el sábado. Y ya sea dicho, es infinitamente más fácil ganar practicando el fútbol que nos inculcó Cruyff hace más de un cuarto de siglo.

dilluns, 27 de febrer de 2017

Victoria capital en el Calderón

El FC Barcelona gana tres puntos de mucho mérito en la última visita liguera en el Vicente Calderón. Leo Messi vuelve a rescatar al equipo marcando el gol de una victoria clave, un triunfo agónico que sirve para que el conjunto azulgrana se coloque como líder provisional y ahora la pelota está en el tejado merengue. El Barça iniciaba el partido con Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Mathieu, Busquets, Rafinha, Iniesta, Messi, Suárez y Neymar. En la previa del partido los medios, analistas y aficionados discutían y especulaban sobre cómo se situarían los once jugadores escogidos por Luis Enrique para afrontar un partido capital ante el Atlético de Madrid en el último partido liguero del Barça en el Vicente Calderón. Las variantes tácticas eran infinitas: el clásico 4-3-3, un 3-4-3, un 3-4-3 con doble pivote… Por otra banda, el Cholo Simeone, sacaba lo mejor que tenía y jugaba con: Oblak, Vrsalijko, Godín, Savic, Filipe Luis, Koke, Gabi, Saúl, Carrasco, Griezmann y Gameiro. El conjunto local venía de ganar en Leverkusen y con un pie y medio en los cuartos de la Champions League. Tenían ganas de venganza después de quedar eliminados en la Copa por el conjunto catalán. La plantilla del Barça salta al Vicente Calderón con una camiseta de apoyo para Aleix Vidal. La plantilla del Barça salta al Vicente Calderón con una camiseta de apoyo para Aleix Vidal. El partido empezó con un Barça con una posesión estéril sin acercarse al área rival y con un Atlético esperando cerrado para ver la distribución táctica de los hombres de ‘Lucho’. Una vez el conjunto colchonero comprobó que el Barça atacaba con defensa de tres (Piqué, Umtiti y Mathieu), un mediocampo en forma de rombo (Busquets, Sergi Roberto, Iniesta y Leo Messi más adelantado), y Rafinha de extremo derecho, Neymar de extremo izquierdo y Suárez en punta de ataque; decidió subir la línea de presión para dificultar la salida del balón. El Barça, en defensa, jugaba con el esquema habitual con Roberto de lateral y Rafinha de interior. A partir del minuto 10 de partido el Atleti fue quien mandó en el partido. Jugó con criterio en los últimos metros, presionó la salida de la pelota e inquietó, más de una vez, la portería culé. Ter Stegen tuvo que volver a ser el mejor jugador azulgrana en la primera mitad: sacó una excelente mano derecha después de un gran disparo de Griezmann desde la frontal y atajó un pase de la muerte en el área pequeña que, si no hubiera sido por el meta alemán, hubiera terminado en gol de Gameiro. Providencial parada de Ter Stegen a mano cambiada. Durante la mayor parte del primer tiempo el Atlético de Madrid ha sido superior a un Barça que recordaba al de los últimos partidos. Sin embargo, el Barcelona, en el tramo final del primer periodo, tuvo distintas ocasiones para poder adelantarse. Un chut de Suárez que pasó por encima del travesaño, un gol anulado de Suárez después de una serie de despropósitos de la zaga local y un magistral disparo de libre directo de Messi que salvó Oblak a mano cambiada. El segundo tiempo empezaba tal y como había terminado la primera parte, con un Barça consciente de la magnitud del partido. Las posesiones se alargaron de manera considerable y, sin hacer nada del otro mundo, el equipo se sintió cada vez más y más cómodo. Suárez tuvo una clarísima ocasión que definió de una manera a la que no estamos nada acostumbrados. Parecía increíble que el uruguayo enviara fuera un remate tan claro. El equipo de Simeone seguía intentando golpear en el contraataque. Y, a punto estuvo de conseguirlo. Umtiti fue vilmente superado por un rápido Griezmann que condujo el balón y su disparo fue despejado por la pierna izquierda de Ter Stegen. Y como acostumbra a suceder en Can Barça, los goles llegan cuando uno mejor juega. Y así ha sido. Después de una jugada peligrosa con un intento de chut de Leo Messi, Rafinha ha cazado una pelota muerta y ha hecho un disparo ligeramente sutil que ha entrado en la portería de Oblak. La ventaja del Barça no ha durado mucho. Cuando solamente habían pasado 4 minutos, Mateu Lahoz señalaba una falta muy cercana al córner derecho de la portería del conjunto visitante. El buen centro de Koke, era rematado ligeramente por Godín. Ter Stegen no pudo hacer nada ya que el remate se produjo muy cerca de la línea de gol. No se puede obviar la clara falta que hace Godín, autor del gol del empate, a Busquets. Rafinha, Oscar al mejor actor secundario Rafinha marca el primer gol del partido. Rakitic ha entrado al terreno de juego en el lugar de Iniesta y André Gomes lo ha hecho en lugar de un Sergi Roberto que ha jugado más liberado de interior y que terminó exhausto y con molestias. A estos cambios también se tuvo que añadir la entrada en el césped de Digne, en lugar de un Mathieu que terminó lesionado del tobillo por culpa de una entrada desmesurada de Correa. Estos cambios añadieron frescor y velocidad al equipo que supo aprovechar los últimos minutos. Messi lanzó una falta, muy cercana al círculo central, que terminó con un gran pase hacia atrás de Suárez en la línea de fondo que remató el ’10’ argentino (que había ejecutado el lanzamiento) por partida doble y en la segunda fue la buena para marcar el gol de la victoria. Restaban pocos minutos y el Barça no sufrió excesivamente para mantener el resultado Messi marca el gol del triunfo y lo celebra a lo grande. Messi marca el gol del triunfo y lo celebra a lo grande. El Barça consigue tres puntos clave que lo sitúan, de manera momentánea, como líder de la Liga. Sin hacer un partido espectacular, la actitud y las variaciones tácticas han ayudado a ganar uno de los partidos más difíciles para cualquier equipo en la competición regular. El tridente ha vuelto a ser letal en el tramo final y Ter Stegen ha vuelto a ser uno de los protagonistas. No obstante, jugadores importantísimos para el equipo como Busquets o Iniesta no están, ni mucho menos, en su mejor momento. Aún hay margen de mejora, y estando totalmente vivo en la Liga va a ser menos difícil recuperar buenas sensaciones.

diumenge, 19 de febrer de 2017

Volver a ganar y a jugar bien

Hoy, domingo 19 de febrero, el Barça disputará la jornada número 23 de Liga contra el Club Deportivo Leganés. A priori este partido debería ser un trámite para el conjunto azulgrana pero no lo va a ser disputándose después de la fatídica derrota de Champions en París. Cuando el balón empiece a rodar a las 20:45 en el césped del Camp Nou, todo el mundo (espectadores, jugadores y entrenador) va a saber que hay en juego algo más que tres puntos. Es evidente que el conjunto de Luis Enrique necesita ganar si no quiere alejarse más del líder, pero tras el batacazo ante el PSG, ha quedado en el punto de mira la forma de jugar (lo que muchos conocen como modelo de juego), porque la manera de hacerlo ha cambiado. El Barcelona se ha ido alejando, progresivamente, de un modelo que lo llevó a convertirse en el rey del fútbol mundial y a ser admirado y copiado por otros clubes con el afán de repetir los éxitos. Más de uno puede acusarme de romántico a un determinado estilo de juego, pero en Can Barça se ha demostrado que es la manera de ganar. La palabra ganar, desde la llegada de Cruyff, ha ido asociada al buen juego (a diferencia de otros equipos) y los resultados han corroborado esta teoría. Los once jugadores que salten al césped del estadio (no serán exactamente los mismos que los que jugaron en el Parque de los Príncipes) deberán formar un conjunto solidario, deberán ser un solo equipo. Quizás no hace falta ser un único equipo para ganar a ciertos rivales, pero sí hace falta serlo para aspirar a ganar a los contrincantes más poderosos y grandes. Si el Barcelona quiere ganar la Liga, el entrenador debe hacer ver a sus jugadores que no se puede ganar siempre con la magia de dos jugadores estratosféricos y un jugador de otro planeta. El mediocampo, con Busquets e Iniesta como máximas referencias, tiene que volver a convertirse en el epicentro del juego de los azulgranas. Por otro lado, el técnico asturiano también debe encontrar el antídoto a la presión alta que ejecutan muchos de los rivales; una presión que, con toda probabilidad, no va a ejercer el modesto Leganés. Si antes decía que el conjunto local llega a este encuentro en el peor momento de la temporada (y de mucho tiempo), algo similar podemos decir del conjunto madrileño: viene de encadenar tres derrotas seguidas y no gana desde el 21 de noviembre, cuando ganó al colista en el Municipal de Butarque. La última derrota, en casa contra un rival directo como el Sporting, ha hecho que estén a solo dos puntos del descenso. Es muy probable que el Barcelona salga con: Ter Stegen bajo palos; Sergi Roberto en el lateral diestro, Piqué y Mathieu o Umtiti en el eje central, la banda izquierda será para Jordi Alba o Lucas Digne; el centro del campo es la línea con más combinaciones posibles, pero arriesgo con Rakitic, Denis Suárez y Andrés Iniesta; y en la delantera jugará el tridente. El equipo de Asier Garitano tiene en mente una alineación mucho más defensiva: Herrerín va a ocupar la portería; saldrá con una defensa de cinco hombres con Víctor Díaz y Rico o Adrián Marín por las bandas, Bustinza, Mantovani e Ínsua serán los encargados de parar a la MSN; Alberto y Gabriel en el doble pivote, un poco más adelantados van a jugar Samu y Szymanowski y Bueno será el último hombre en ataque.

dissabte, 4 de febrer de 2017

Los cracks deciden el partido

Victoria del FC Barcelona ante el Athletic Club (3-0), los azulgranas consiguen tres puntos importantes para meter presión al actual líder. Paco Alcácer consigue su primer como culé en Liga, nueva genialidad de Messi, inmenso Neymar y los secundarios se convierten en principales para conseguir ganar el encuentro. El Barça recibía un equipo conocido, el Athletic Club de Valverde (se habían enfrentado hace un mes en los octavos de la Copa). Un hecho que hacía más peligroso el partido de Liga, el rival ya te conoce más. Pero Luis Enrique es muy Luis Enrique y el asturiano fue valiente y arriesgó, priorizó la eliminatoria de semifinales de Copa ante el Atlético de Madrid. Un once formado por Ter Stegen; Aleix Vidal, Piqué, Umtiti, Mathieu; André Gomes, Rafinha, Arda; Messi, Alcácer y Neymar dejaba unas sensaciones poco seguras en el cuerpo del seguidor culé. Era un once diseñado por una mezcla de titulares y suplentes, condicionado por las lesiones de Busquets e Iniesta, que en algún partido había salido bien y en algún otro mal. El margen de error hoy, en el Camp Nou, era nulo. El Barça inició el partido sabiendo que el rival presionaría desde el minuto 1 la salida del balón y el equipo, empezando por Ter Stegen, Piqué y Umtiti, lo hizo con paciencia y una efectividad menguante. Había veces en que la ayuda de los laterales y de los mediocentros era efectiva pero, en otras, la pérdidas de Aleix, Mathieu e incluso de Umtiti o Piqué, generaban una ocasión favorable al conjunto vasco. La primera ocasión fue para el Athletic, cuando después de una jugada por banda derecha, Raúl García remató desde muy cerca de la portería un balón que con los dedos desvió Ter Stegen y finalmente se estrelló en el palo derecho. Fue la ocasión más clara del conjunto visitante en todo el partido. Un remate de cabeza de Iñaki Williams que pasó rozando el poste, poco después, hizo temblar a la afición culé, pero el sufrimiento no duró mucho más.
Hasta que en el minuto 17, una buena jugada de Neymar (el mejor jugador del conjunto blaugrana) terminó con un remate de primeras de Paco Alcácer en el fondo de la red. El jugador de Torrent se estrenaba como goleador en la Liga con el Barça. El conjunto de Valverde no se vino abajo e intentó generar peligro, pero sin recompensa alguna de cara portería. Poco antes de terminar la primera mitad, Leo Messi se sacó de la manga otra genialidad. Transformó otro libre directo, esta vez fue desde el flanco derecho del ataque blaugrana. Nadie hubiera chutado desde esta posición, pero Messi es el mejor y volvió a sorprender a un Gorka Iraizoz desafortunado. En la segunda mitad el Athletic salió consciente de que el partido ya estaba sentenciado. Mascherano entró en el lugar de Piqué (a causa de una sobrecarga y una tarjeta amarilla). Rafinha también se tuvo que retirar lesionado por un choque con Ter Stegen, en su lugar entró Rakitic. Y la sorpresa saltó cuando en el minuto 64 Luis Enrique hizo salir a Sergi Roberto en lugar de Messi. Sí, lo habéis leído bien, en lugar de Messi. Este cambio provocó una pequeña modificación del esquema táctico. Sergi Roberto se afianzó como lateral diestro y Aleix Vidal pasó a ejercer de extremo derecho, en la posición donde da su mejor rendimiento. Y es, precisamente, este cambio táctico el que provocó el tercer gol del encuentro. Aleix hizo una conducción decididamente y la finalizó con un remate cruzado que supuso el gol número 100 del Barça esta campaña. A partir de ahí no hubo ningún secreto, unos sabían que habían conseguido 3 puntos imprescindibles y los otros que habían caído ante uno de los mejores equipos de la Liga. En el lado local, destacó el liderazgo de Neymar, el buen papel de Arda como interior izquierdo y la insistencia y el protagonismo de Aleix Vidal. El Barça se resiste a desengancharse de la lucha por el título liguero y afronta una semana en la que se puede convertir, oficialmente, en finalista de Copa por cuarto año consecutivo.